Volver a Identidad

Visión

En un plazo de 6  años, QUEREMOS:

  • Que nuestro centro sea un testimonio de fe a través de su acción educativa y el ejemplo de vida de los educadores, que realizan su trabajo desde una referencia implícita y explícita a un cuadro de valores y actitudes evangélicas, identificados con el carisma de nuestros fundadores, implicados en el desarrollo de la Misión de evangelizar desde la educación y comprometidos en el proyecto educativo-evangelizador del centro, garantía de la pervivencia del mismo.
  • Que preste un servicio educativo de calidad, donde el alumno se desarrolle de forma integral y armónica y adquiera una formación que le permita hacer frente, desde todas las dimensiones de su persona, enraizada en Cristo, a los retos que la vida y la sociedad le plantean en la actualidad.
  • Que familia y escuela unamos nuestros esfuerzos para trabajar en la misma dirección en el proceso educativo de sus hijos, profundizando con ellas en la identidad de nuestro centro, en el modelo de persona que queremos formar, asistiendo y sirviendo a las familias en la diversidad de realidades que se encuentran en nuestro entorno.
  • Un centro con profesionales reflexivos y críticos, dotados de un alto sentido de autoformación, que lidere sus propios procesos de crecimiento personal y laboral, que se esfuerzan en realizar 
  • su tarea con criterios de calidad y de mejora continua, capaz de asumir los riesgos que suponen el abandono de rutinas, a veces muy consolidadas, que fomenta y colabora en el trabajo en equipo y una comunicación eficaz en todos los niveles de la comunidad educativa, que apoye las decisiones del equipo directivo, y muy concienciados todos en la necesidad de prestar sus servicios al centro desde cualquier responsabilidad.
  • Ser un centro con visión de futuro y capacidad de adaptación, abierto a los cambios didácticos y pedagógicos que implican una mejora para el centro, a nivel de organización y/o modos de lograr los objetivos, esencialmente cambios en las formas concretas de trabajar para lograr una mejora del aprendizaje de los alumnos. En este sentido, apostamos por un aprendizaje basado en competencias clave y el trabajo  cooperativo, donde formemos comunidades de aprendizaje y utilicemos metodologías propias que lo fomenten.
  • Un equipo directivo que lidere e impulse toda la vida del centro, modele el cambio que pretende conseguir y lo acompaña hasta su realización, promueva el trabajo en equipo, desde la comunicación eficaz con toda la comunidad educativa, y mantenga una estrecha relación con el claustro de profesores, de manera que les contagie el gozo de ser educadores llamados por el Divino Maestro a participar de su Misión y se involucre en esta gran tarea de educar evangelizando.